Implantes

Implantes Dentales

Los implantes dentales son la mejor solución para remplazar los dientes ausentes de manera permanente. El concepto más importante dentro de la implantología oral es el de la oseointegración. El descubrimiento de la Oseointegración, de manera fortuita, revolucionó el campo de la Odontología de los implantes dentales; el hecho de que un material se fusionara de manera biológica al hueso fue uno de avances científicos más importantes en la Odontología desde finales de 1970.

El implante dental consiste en un tornillo de Titánio que es aceptado por el organismo como algo propio. La colocación del implante dental requiere de un tiempo de oseointegración de unos 2-3 meses desde el momento en el que se inserta al hueso hasta que se coloca la corona definitiva.

Hoy en día, los grandes avances en las técnicas y la tecnología en cirugía oral e implantes dentales hacen que en muy pocas ocasiones no sea posible la colocación de implantes dentales. Aún y así, es importante que el paciente tenga un buen control de las posibles patologías que pueda padecer y hábitos; por ejemplo pacientes que han recibido radiación, diabetes no controladas, pacientes fumadores, problemas periodontales, entre otras; además de un buen control de la higiene bucal.

¿Qué pasa cuándo perdemos uno o varios dientes?

En el momento en el que perdemos uno o varios dientes empieza un proceso de pérdida de volumen y densidad del hueso alveolar. Durante el primer año se produce una pérdida del 25% en anchura seguido de una pérdida en altura.

Una vez perdido todo el hueso alveolar, el hueso basal empieza a disminuir poco a poco, provocando así grandes problemas funcionales y estéticos. La colocación de un implante dental actúa como si fuera un diente natural estimulando así que el hueso mantenga su volumen y su densidad.

Tipología de implantes dentales

La colocación de implantes dentales después de una extracción dental tiene ventajas y desventajas. Los implantes inmediatos combinan el período de oseintegración del implante con la curación del proceso alveolar tras la extracción, reduciendo así el tiempo de tratamiento para el paciente.

Por otro lado, las limitaciones de los implantes inmediatos son la dificultad de colocarlos en la posición idónea, la falta de hueso que recubre la superficie del implante, requiriendo así la necesidad de realzar injertos de hueso, y la incapacidad en ocasiones de cubrir completamente el defecto y la barrera de protección con tejido blando.

Por lo tanto, en los casos en los que sea posible se podrá proceder con la colocación del implante inmediatamente después de la extracción dental, en cuyos casos se podrá requerir la utilización de injertos de hueso. En los casos en los que no sea posible el implante inmediato se procederá a esperar entre 3 y 4 meses, para la buena cicatrización del procesos alveolar, para la  posterior colocación del implante dental.

Tras la colocación del implante dental es necesario un tiempo de oseointegración de unos 2-3 meses desde el momento en el que se inserta al hueso hasta que se coloca la corona definitiva. Durante este proceso el implante puede estar totalmente enterrado debajo de la encía, lo que implica dos intervenciones quirúrgicas, o con un tornillo de protección que emerge del implante y sobrepasa la encía o incluso con una corona/prótesis dental, lo que implica en ambos casos una sola intervención quirúrgica.

En el caso de realizar una carga inmediata del implante dental no solo incluye una sola etapa quirúrgica sino que además, carga el implante con una restauración/corona provisional el mismo día de la intervención o poco después.

Este proceso tiene sus riesgos ya que la interfase entre implante y hueso es más débil y presenta mayor riesgo tras pasar entre 3 y 6 semanas después de la colocación de los implantes, debido a que durante este periodo de tiempo el hueso esta menos mineralizado y desorganizado. Aún y así, la carga inmediata o estética inmediata nos ayuda a la buena remodelación de los tejidos blandos que rodean el implante y los dientes vecinos pues esto es la clave del éxito en la estética anterior.

El tratamiento de regeneración ósea tiene como objetivo la reconstrucción de defectos del hueso alveolar previos o en el momento de la colocación de los implantes dentales. En el tratamiento con injertos de hueso se utiliza una barrera para aislar y crear un espacio protegido para la buena oseointegración entre el biomaterial y el proceso alveolar, esta barrera es denominada membrana.

El uso de injerto de hueso nos permite crear hueso nuevo, hueso que ha sido perdido. El hecho de realizar una carga prematura de los implantes dentales puede empeorar la calidad del hueso injertado, de aquí las limitaciones de los implantes con carga inmediata.

En Arrels Centre Dental contamos con la última tecnología y con especialistas formados en las técnicas más avanzadas y modernas en implantes dentales. Utilizamos técnicas poco invasivas consiguiendo así una mejor curación de los tejidos, un menor número de intervenciones quirúrgicas y consecuentemente reducimos el tiempo en el gabinete dental.

¿Por qué realizarse implantes en Arrels Centre Dental?
  • Cirugías poco invasivas, reduciendo así el tiempo de tratamiento.
  • Menor número de cirugías.
  • Mejores postoperatorios.

Además, en Arrels Centre Dental contamos con nuestro propio equipo de anestesistas para realizar una sedación en los tratamientos más complejos o en pacientes con miedo a cualquier intervención y así reducir su nivel de estrés durante el tratamiento.

Abrir chat
1
Hola!
¿En que podemos ayudarte?
Powered by